POSTAL DE UNA CARAVANA

Un clima festivo se percibía en el éter del N8 el pasado sábado 19 de mayo, y es que siendo la 1:30 am, la concurrencia kapanguera esperaba ansiosa a la banda oriunda de Quilmes que se haría presente una vez más en nuestra provincia. La entrada se sirvió al mejor estilo de un plato principal con el power toque de Cuyoman, quienes hicieron saltar y bailar al ritmo de reggae, ska, cumbia y por supuesto todo el rock, de pura cepa mendocina, a todos los que habían ido en busca de una noche que acalorara esqueletos. Piro con sus muchachos, como es costumbre, se encargaron de demostrar porqué trascienden a través del tiempo en donde sea, sin importar el nombre. Llegaba el momento del intervalo y con él la invocación que lejos de ser silenciosa o por lo menos no estruendosa, hizo vibrar las paredes del bar céntrico al coro incansable de… “oh yo soy mendocino, fumo porro, tomo vino”. Y como pasa cada vez que los feligreses rockeros recurren a ella, el hechizo se produjo. Por el aire comenzaron a volar las notas de la revoltosa guitarra de Maikel que se amalgamaban venturosamente con los otros instrumentos para hacer aparecer por fin, al carismático Mono que con “Los ojos” continuaba la fiesta que se extendería por más de dos horas, en una trasnoche que falló su cometido de querer enfriar la ciudad. Sonaban los hits uno atrás de otro como una ametralladora que no permitía quedarse parado siquiera un minuto y de yapa algunos covers como “Yegua” de Babasónicos, “Valentín Alsina”, de 2 minutos, y una pequeña y paródica versión del nocivo “Scooby Doo Pa Pa”. De esta manera se desenvolvía la postal caravanera cuando Los Cuyoman retornaron al escenario como invitados a “Fumar”, dejando su sello característico en la canción de la banda visitante. Los dos shows levantaron la bandera contra el fracking dejando clara su postura contra esta práctica contaminante de nuestro suelo. La ametralladora siguió disparando canciones que nadie dejaba de cantar, concluyendo una madrugada que dejó más que satisfecha de música, el alma de todos los que se habían arrimado a la esquina de Mitre y Godoy Cruz. Kapanga es sin duda una banda animadora de fiestas, y en esas artes no falla nunca. Sin embargo debemos tenerlos en cuenta también por su versatilidad; son rockeros, punks, hardcore, cuarteteros y hasta electrónicos, con una pluma que habla de personajes cercanos como las que nos hacen directamente sus protagonistas, además de las que se refieren a su claro compromiso social que pregonan desde sus inicios. Los kapanga son indefinidos, disfrutan de ese lugar que ellos mismos se crearon y es que, uno al ser un indefinido, tiene muchas menos probabilidades de ser contradictorio.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJÁ TU OPINIÓN

comentarios

FM UTN 94.5 // La Radio de la Universidad Tecnológica Nacional
  1. FM UTN 94.5 // La Radio de la Universidad Tecnológica Nacional